MOMPRENEUR

Hola a todas!

Antes que nada me presento. Soy Fer. Soy mamá. Tengo tres hijos. Llevo seis años siendo madre y también llevo seis años tratando de encontrar un balance entre la increíble y exhausta maternidad y el afán de ser una mamá emprendedora.

El título al que seguramente no le encuentran ni pies ni cabeza, es lo que resume prácticamente mi día a día (ya lo entenderán después) y de una vez les digo que este gran encabezado a mi ni siquiera se me ocurrió. No soy tan creativa. Se lo debo a mi prima (que por cierto le aplaudo siempre su inteligencia).

Hago ropa para bebés y niños . Amo la artesanía textil de México y Agua de Chile es la marca que creamos mi hermana, dos primas más y yo.

Como mamá y como mujer emprendedora sentí la necesidad de abrir un espacio para hablar de mis experiencias, no porque sean importantes para el mundo, la verdad; sino porque sé que allá afuera hay muchas mujeres más que pasan por lo mismo y siempre resulta agradable leer y compartir experiencias similares.

¿Y por qué el nombre?

Pienso en el agua que pasa por mi casa como todo lo que pasa dentro de ella: las risas de mis hijos, los terribles berrinches, los momento de tranquilidad,  los momentos de desesperación, los momentos de felicidad y chile de mi corazón como el trabajo que me mueve, que me motiva y que le da ese balance a mi vida que, si, aveces me enloquece, pero la mayor parte del tiempo me da una tremenda satisfacción.

Seguramente muchas de ustedes se sentirán identificadas y otras no pero las invito a que continúen leyendo y a que por supuesto compartan ustedes también sus experiencias como madres y como emprendedoras, porque Madres: Qué difícil e increíble es este viaje de ser mompreneur.